¿Qué es la Medicina Oral del Sueño?

¿Qué es el sueño? ¿Por qué dormimos? Actualmente no podemos dar una respuesta exacta a este gran enigma, pero lo que sí sabemos es que la calidad/cantidad del sueño tiene gran repercusión en nuestra salud. Sabemos que un déficit en el mismo tiene consecuencias importantes como enfermedades cardiovasculares, psicológicas, obesidad, accidentes, problemas neurológicos, inmunológicos… La lista de problemas es larga, acortando nuestra esperanza de vida y también la calidad de la misma.

Al igual que sucede en el Dolor Orofacial, el tratamiento de las enfermedades del sueño es interdisciplinar, involucra a distintos especialistas tan diversas como la neurofisiología, la neumología, otorrinolaringología y cómo no, la odontología.

Su finalidad es el diagnóstico y tratamiento de las patologías relacionadas con el sueño. Algunos trastornos como el bruxismo o la apnea del sueño tienen gran relación con nuestra salud oral. Es por ello que surgió la disciplina de Medicina Oral del sueño como una especialidad de la odontología.

¿Quieres saber más?

A continuación te explicamos un poquito más acerca de estos dos cuadros

¿Bruxismo? ¡Todo bajo control!

El bruxismo es una actividad parafuncional que consiste en el apretamiento y/o rechinamiento de los dientes. Esta actividad puede ocurrir mientras estamos despiertos o por el contrario mientras dormimos, lo que nos va a llevar a la diferenciación de los dos tipos de bruxismo que existen: de sueño y de vigilia.

El bruxismo de vigilia está caracterizado principalmente por apretamiento y tensión en los músculos de la cara. En muchas ocasiones cuando estamos nerviosos, o concentrados realizando una tarea compleja, conduciendo, en el ordenador... nos encontramos con que ¡estamos apretando los dientes!. Este tipo de bruxismo es muy perjudicial, no sólo para los dientes, sino para nuestra articulación y músculos masticatorios. Por ello es importante conseguir controlarlo y reducirlo lo máximo posible.

El bruxismo del sueño, es el que se produce mientras dormimos. En este caso es más habitual el rechinar de dientes, aunque también puede ir acompañado por apretamiento. Se ha visto que este tipo de movimiento está asociado a determinados estadios del sueño. No se está rechinando todo el tiempo los dientes, sino que son movimientos que se repiten a lo largo de la noche, alcanzando en ocasiones hasta los 75 kg de fuerza. Como podemos observar, estás fuerzas pueden ser muy nocivas, por ello que se recomienda el empleo de una férula para minimizar sus efectos.

¿Ronquido? ¡No gracias!

Socialmente, roncar se ha asociado al sueño, en el buen sentido. Cuando pensamos en alguien durmiendo placidamente, nos puede venir a la mente este sonido. Pero además de ser un sonido de lo más molesto para nuestro compañero de cuarto, sabemos que en verdad no es nada saludable.

El ronquido es la antesala de la Apnea del sueño. Un problema importante con serias consecuencias para nuestra salud

Hoy en día contamos con una serie de dispositivos que pueden reducir nuestro ronquido. Pero resulta vital asegurarnos si nuestros ronquidos son sólo eso, o ya padecemos Apnea del sueño.

¿Qué es la Apnea del Sueño y cómo puedo tratarlo?

El Síndrome de apnea e hipoapnea del sueño (SAH) consiste en la realización paradas respiratorias durante el sueño del paciente. Estas paradas respiratorias, en la mayoría de los pacientes son de origen obstructivo. Durante el sueño el tono muscular se relaja, favoreciendo el colapso de las vías aéreas superiores. Este colapso puede originar una obstrucción completa (apnea) o una disminución considerable del flujo (hipoapnea).

Estas situaciones de privación de oxígeno provocan microdespertares en el paciente que fragmentan el sueño, lo que conlleva a una peor calidad del mismo. Al no descansar correctamente, produce una importante somnolencia durante el día. Junto con la alteración del sueño, la disminución de la saturación de oxígeno, nos va a llevar a tener mayor riesgo de patología cardiovascular como hipertensión, infarto, arritmias, etc.

El procedimiento ideal para realizar su diagnóstico es un estudio del sueño mediante polisomnografía en un laboratorio del sueño. Debido al alto coste de esta prueba y la dificultad de acceso (pocos centros y largas listas de espera) se han buscado otras alternativas. La poligrafía simplificada es una opción valida y un sistema sencillo para el paciente. Se trata de un pequeño aparato que el paciente se lleva a su casa y que recoge los datos necesarios para poder realizar un diagnóstico.

En la consulta disponemos del sistema APNiA® de BTI. Es un sistema sencillo y validado para el diagnóstico de la Apnea

La primera línea de tratamiento es actuar sobre los factores predisponentes, que sean modificables. La obesidad y el sobrepeso son un factor relevante en el desarrollo de esta patología. También es importante restringir o eliminar la ingesta de alcohol, tabaco y sedantes. En ocasiones la postura en la que se duerme también puede ser relevante. Dormir boca arriba en este caso resulta un factor agravante, por lo que se recomienda dormir de lado.

Dependiendo de la severidad del Síndrome, existen dos líneas de tratamiento. En los casos moderados-severos el tratamiento ideal es el empleo de una CPAP. Se trata de un dispositivo que emite un flujo de aire positivo que permite mantener la vía aerea abierta. De forma que aunque el tono muscular disminuya, no llegue a colapsarse.

En casos leve-moderados, o en imposibilidad de utilizar la CPAP se pueden colocar dispositivos de avance mandibular (DAM). Estos dispositivos intraorales, nos permiten mantener la mandíbula en su posición o ligeramente avanzada. De esta forma al relajarse la musculatura con el sueño no se irá hacia atrás y colapsará la vía aerea. Estos dispositivos son individualizado a las necesidades del paciente y siempre supervisados para conseguir un funcionamiento óptimo con el menor riesgo posible.

Si te notas cansado o fatigado por el día, sientes que no descansas lo suficiente a pesar de dormir las horas necesarias...

No lo dudes, pide tu consulta. Recuerda que la primera visita es sin coste