El objetivo principal de la odontología conservadora y la periodoncia es conservar tus dientes, sanos y funcionales el máximo tiempo posible. La caries y la enfermedad son las patologías orales que se dan con mayor frecuencia en la población adulta general

¿Qué es la Odontología Conservadora?

La odontología conservadora trata de preservar la integridad del diente o restaurarlo en caso de defectos en su estructura.

Estas lesiones pueden ser producidas principalmente por caries dental, pero también por fracturas, erosiones y desgastes o incluso malformaciones en el tejido dentario durante su formación.

El tipo de tratamiento dependerá del grado de afectación del diente. Desde opciones preventivas como el sellado de surcos y fisuras para evitar la formación de caries en los surcos de los molares definitivos, tratamientos mínimamente invasivos en caries incipientes y obturaciones (empastes) en caries mayores en las que no sea factible la remineralización y conservación del tejido afectado.

En los casos más complejos, cuando el grado de destrucción es más severo serán necesarias grandes Reconstrucciones.

Pero a veces incluso las grandes reconstrucciones no son suficientes y debemos optar por la colocación de recubrimientos parciales o totales diseñados a medida y fabricados por el protésico dental, como son las incrustaciones o las coronas, para que nuestro diente siga siendo funcional.

Pueden estar realizados en distintos materiales y su elección dependerá de las características del paciente, la funcionalidad y el grado de estética que necesitemos obtener. En tu primera consulta te asesoraremos al respecto, sin ningún compromiso..

Tratamiento de Conductos o Endodoncia

Odontopediatría

Los niños requieren una especial atención, ya que una buena salud oral es fundamental en su desarrollo.

La realización de controles periódicos nos permitirán la detección y actuación de forma precoz en las lesiones incipientes. Además las visitas regulares a la clínica nos permitirá mejorar los hábitos y reforzar pautas de higiene y prevención. Y sin olvidar lo más importante, que nuestros niños acudan a la consulta tranquilos y sin miedo.

La endodoncia es un tratamiento seguro con un alto porcentaje de exito, que nos permite prolongar la vida de nuestros dientes.

Cuando el daño al diente llega o afecta a la cámara pulpar, comunmente conocido como el nervio del diente es necesario realizar un tratamiento de conductos o endodoncia. Pero, ¿en qué consiste este procedimiento?

El objetivo de este tratamiento es eliminar tanto el tejido afectado, como la posible contaminación e infección presente en la red de conductos que existe en el interior de las raíces del diente. Una vez que se ha eliminado y desinfectado correctamente, se rellena con un material adecuado y sella, de modo que no penetren nuevas bacterias que puedan producir un fracaso del tratamiento.


¿Qué es la Enfermedad Periodontal?

La Enfermedad periodontal engloba un conjunto de enfermedades en las que se ven afectados los tejidos de sostén del diente o periodonto.

  • Gingivitis: se trata de la inflamación de la encía. la encía está engrosada y sangra con más o menos facilidad
  • Periodontitis: existe una afectación mayor, no sólo de la encía, sino de los tejidos que soportan al diente. En este caso se produce una destrucción del hueso que sujeta el diente. Esta pérdida puede producir movilidad e incluso la caída del diente.

Ambas no son entidades independientes, sino que son estadios de un mismo proceso. La gingivitis es el cuadro inicial, y si este no es tratado, evolucionará hacia una periodontitis.

La enfermedad periodontal tiene importantes consecuencias, no sólo en la boca, sino para nuestra salud general.

A nivel local, encontramos la pérdida y afectación de los tejidos que rodean al diente, esto conlleva unos cambios a nivel funcional, pero también estético. La retracción de la encía va a dejar expuesta la raíz del diente, lo que se acompañará de mayor sensibilidad dental. Estéticamente los dientes se verán más alargados, y con espacios entre ellos. Finalmente si progresa la enfermedad los dientes tenderán a perderse.

A nivel de salud general, se ha visto que la enfermedad periodontal está muy relacionada con otras entidades. La diabetes puede favorecer el progreso de la enfermedad periodontal, y la propia enfermedad periodontal dificultar el tratamiento de la diabetes. También están involucradas enfermedades cardiovasculares, respiratorias, etc.

¿Cómo se trata la Enfermedad Periodontal?

El tratamiento básico e inicial es la eliminación del cálculo acumulado (y las bacterias) que están produciendo la enfermedad. Se recurrirá a una limpieza, en los estadios inicales y a un "raspado y alisado radicular" en los casos en los que se detecte periodontitis. Si la enfermedad periodontal es severa, será necesario realizar una cirugía periodontal, e incluso en ocasiones procedimientos de regeneración ósea.

Pero una vez realizado el tratamiento, es fundamental el mantenimiento. Tanto por parte del paciente, con unos cuidados en casa, como por parte del profesional, en las visitas periódicas a la consulta. En muchos casos la enfermedad periodontal es crónica, por lo que es importante llevar un seguimiento correcto que evite su progresión. En la consulta te informaremos y planificaremos un calendario de visitas.


¿Cómo puedo prevenir la aparición de caries y el desarrollo de la Enfermedad Periodontal?

A continuación os dejamos unos consejos para evitar la acumulación de placa bacteriana, y por tanto prevenir la Enfermedad Periodontal y la caries dental.

- En primer lugar es necesario cepillarse correctamente de 2 a 3 veces al día. No sólo es importante el número de veces que nos cepillamos, sino cómo lo hacemos. Debemos realizar un cepillado de calidad durante 2 minutos aproximadamente. Insistiendo en la zona de las encías, tanto por dentro como por fuera. Intente dedicar el mismo tiempo a todas las zonas de su boca.

- El tipo de cepillo dependerá de nuestra patología previa y de la destreza que tengamos con el cepillo. podemos alternar entre cepillo eléctrico y manual para obtener los beneficios de ambos. Es importante que la dureza sea media, para que no sea demasiado agresivo, y que lo desechemos cada 3 meses aproximadamente. Un cepillo deteriorado no elimina la suficiente placa y además puede dañar nuestras encías

- La pasta de dientes a emplear igualmente dependerá de nuestra situación oral. Es recomendable el empleo de pastas fluoradas (adaptadas a la edad, ya que en niños de menos de 6 años deberán emplear pastas específicas para ellos), con acción antiplaca.

- Es igual de importante completar nuestra higiene oral con el empleo del hilo o cinta dental. Con ello lograremos limpiar esas zonas entre dientes que el cepillo no llega. Debemos realizarlo con cuidado de no lastimar la papila de la encía. Lo recomendable es realizarlo una vez al día, mejor por la noche.

- Podemos complementar la rutina de higiene con un colutorio. Lo ideal es utilizar un enjuague bucal que no contenga alcohol, ya que es más agresivo respecto a encías y mucosas. La cantidad de alcohol que contienen los colutorios no es desinfectante, se utiliza en determinados casos para poder formular o mezclar los componentes. Por ello no nos dará una limpieza extra, aunque a priori notemos una sensación mayor de frescor.

- Por último, es recomendable visitar a tu dentista al menos una vez al año. Estaremos encantados de poder ayudarte y resolver todas las dudas que puedan surgir... ¡Te esperamos!