Paseo Sagasta, 20 ENTPL, OFIC IZDA, 50006 ZARAGOZA
976 247 019
info@saludorofacial.com

Disfunción Temporomandibular (ATM)

trastornos temporomandibulares o

Disfunción Temporomandibular (ATM)

¿Dolor en la cara, cabeza, oidos o cuello? ¿Dificultad para abrir la boca? ¿Problemas para masticar? ¿Ruidos en los oidos? si has contestado afirmativamente a alguna de estas preguntas…

DISFUNCIÓN TEMPOROMANDIBULAR

¿En qué consiste?

También conocida como "trastornos temporomandibulares" se trata de un conjunto de patologías relacionadas con la articulación temporomandibular (ATM), músculos masticatorios y otras estructuras asociadas.

La articulación que mantiene la mandíbula unida al cráneo y permite su movimiento es la articulación temporomandibular o ATM, se encuentra localizada por delante de los oídos, en ambos lados de la cabeza. Está formada por:

  • El cóndilo de la mandíbula, que articula con la base del cráneo a través del hueso temporal
  • El disco articular que se interpone entre ambas superficies óseas para favorecer el movimiento
  • La cápsula articular y una serie de ligamentos, que permiten que se mantenga la articulación en su correcta posición.
  • Además los músculos asociados van a realizar los movimientos de la misma que nos permiten una adecuada función (hablar, masticar, relacionarnos...) 

Cuando esta articulación o los músculos relacionados con ella no funcionan correctamente, o producen dolor es lo que entendemos como trastornos temporomandibulares.

¿cuáles son los signos y síntomas?

Ruidos articulares

Dolor en oído & mandíbula

Limitación en la apertura

Dolor de cabeza & cuello

Los signos y síntomas de la Disfunción Temporomandibular son pueden ser:

  • dolor de mandibular, dificultad o para abrir la boca, sensación de bloqueo o imposibilidad de abrir la boca, presencia de ruidos como clicks, crujidos o sensación de roce.
  • dolor de cabeza, principalmente en la zona de las sienes y dolor de cuello
  • También puede cursar con dolor de oído, sensación de entaponamiento, zumbidos o acúfenos

CAUSAS

¿Por qué SE PRODUCE?

Los trastornos temporomandibulares son un conjunto de patologías, por lo que cada una de ellas tiene sus características propias y por lo tanto su etiología puede variar, lo que tienen todas ellas en común es son de causa multifactorial, esto quiere decir que no se debe sólo a un motivo, sino que se produce por la combinación de varios factores

Traumatismos: un golpe o distensión en la mandíbula puede ser la causa del comienzo de la sintomatología, un movimiento brusco, una apertura forzada y/o prolongada, un accidente de tráfico, etc.

Malos hábitos o hábitos parafuncionales: se trata de todos esos movimientos o actividades no funcionales que realizamos con la mandíbula, como apretar y rechinar los dientes (bruxismo), morderse las uñas, comer chicles, etc.

Oclusión o mordida: actualmente sabemos, gracias a los distintos estudios científicos que la manera en la que mordemos no parece ser un factor tan relevante en la mayoría de los casos, pero si que en determinadas circunstancias puede ser el motivo (o parte) de la aparición de este problema, por lo que debemos valorarlo.

Factores psicológicos: los estudios han demostrado que el estrés emocional, ansiedad y depresión aumentan el dolor.

Patología articular y condiciones anatómicas: algunas enfermedades como la artitis o características anatómicas como la hiperlaxitud ligamentosa, pueden ocurrir también en la articulación temporomandibular (ATM) y ser la causa de la aparición de dolor o alteración en los movimientos.

¿Cómo se tratan los trastornos temporomandibulares?

EL PRIMER PASO

Un buen DIAGNÓSTICO

Para tener éxito en el manejo de los trastornos temporomandibulares es obtener un diagnóstico correcto. Para ello es necesario realizar una evaluación completa. Ésta puede incluir:

– Una evaluación del historial médico, odontológico y de la historia de dolor

– Una valoración de la calidad del sueño, estado emocional, etc.

– Una exploración física de cabeza y cuello, incluyendo musculos, nervios, articulación temporomandibular (ATM) y boca

– Además, según esté indicado, pueden ser necesarias otras pruebas adicionales como radiografías, resonancia magnética, analíticas, bloqueos diagnósticos, etc.

El tratamiento de los trastornos temporomandibulares es multidisciplinar y multimodal

Debido a que existen multiples causas que lo originan, no existe una cura o arreglo rápido. Dependiendo de la gravedad de la afectación puede tratarse de un problema crónico. Esto no quiere decir que no se pueda tratar o mejorar. Los objetivos del tratamiento por lo tanto son la mejoría en función y en sintomatología, de modo que no afecte en nuestra calidad de vida y en nuestro día a día.

Los trastornos temporomandibulares se manejan del mismo modo que cualquier otra articulación en el cuerpo. El tratamiento es variado y es recomendable trabajar en conjunto para lograr una sinergía o potenciación entre las distintas posibilidades terapéuticas.

Conductas de AUTOmanejo & CONTROL DEL ESTRÉS

Reposo local, termoterapia, identificar y controlar los malos hábitos es el primer paso para una recuperación.

El control del estrés y los factores psicológicos/emocionales son fundamentales, por eso en muchas ocasiones el tratamiento físico/rehabilitador debe ir acompañado de terapia psicológica de apoyo.

Tratamiento de apoyo farmacológico

El tratamiento farmacológico nos ayudará en el control de síntomas y facilitar la implementación de las demás terapias. Normalmente suele ser un tratamiento limitado en el tiempo.

tratamiento oclusal férulas o dispositivos orales

Las férulas son dispositivos realizados en acrílico duro que se colocan en los dientes y su diseño dependerá del diagnóstico concreto.

La mayoría de las férulas tratan de mantener los dientes entreabiertos, aliviando la presión en las articulaciones y ayudando a relajar los músculos de la cara.

terapia física y rehabilitación

Tanto como parte del tratamiento de problema de disfunción temporomandibular, o como prevención para el control de futuros eventos la rehabilitación funcional es fundamental, mediante ejercicios, tratamiento conservador y en ocasiones apoyado por fisioterapia y/o logopedia.  

tratamiento quirúrgico cirugía mínimamente invasiva

Reservado sólo para situaciones específicas, ya que en la mayoría de los casos no es necesario, ya que el tratamiento conservador obtiene excelentes resultados. 

El tratamiento planteado siempre será orientado desde un punto de vista mínimamente invasivo, como por ejemplo infiltraciones.

WhatsApp
× Contacta con nosotros